El rol del profesor / entrenador

Cuando mencionamos las razones por lo cual nuestro proceso de enseñanza precisa generar jugadores que en un concepto muy general podemos citar como más completos, necesariamente también nos tenemos que referir a su rol como profesor o entrenador y tal conceptualización, debe alcanzar a usted también. La necesidad hace a la respuesta, si queremos jugadores con mayor número de posibilidades tendremos que ser técnicos que puedan ofrecerlas y que estas se transformen en oportunidades de desarrollo.

Durante años muchos colegas me han preguntado cuáles son los mejores ejercicios y la única verdad qué se es que: no hay una sola respuesta absoluta, por el contrario hay varias formas para llegar al fin pretendido. Los caminos para el desarrollo son muchos, que si bien tiene puntos en común y son los que a mi criterio interactúo con ustedes en este libro, el recorrido es variado y tiene mucho contenido y estilos particulares.

Desde hace tiempo, se han sumado investigaciones y estudios profesionales, especialistas en desarrollo científico sobre los aspectos del juego y hoy, ninguno puede definir que una forma de aprender es la más precisa, la perfecta. Los procesos de enseñanza tienen que ver mucho con las particularidades propias del jugador, del profesor, del entorno, de la cultura, de los objetivos, necesidades y deseos. Entonces, es claro que no tenemos un ejercicio perfecto o un movimiento de swing exacto. Todos se ajustan a las particularidades del jugador, de su etapa de aprendizaje, del juego que buscamos y del entorno. Lo importante es generar una óptima performance del juego y sus golpes, y un proceso que, desde lo general avanza, individualice la enseñanza.

Veamos, el jugador del futuro, tendrá mayores necesidades que cubrir. Ya no alcanza con tener un golpe (buen saque, una derecha) o solo un patrón de juego, el tenis requiere jugadores que puedan cubrir y ganar puntos de diversas formas, estar más desarrollados en cada una de sus áreas (Técnica, táctica, psicológica, física, nutricional, médica, biomecánica, etc.) comprender mejor el juego, en definitiva: ser más completos.

Para ello es imprescindible, ser un profesor/entrenador a la altura de las circunstancias, integrar las ciencias aplicadas al tenis en su proceso de trabajo diario, le dará una mayor información, contenido y respuestas por los caminos a tomar. El profesor/entrenador del futuro, es alguien que como buen maestro se perfecciona o se transforma a la vez en el alumno para aprender más sobre su evolución. El técnico completo es maestro y discípulo a la vez.

Desarrollar las habilidades de un jugador en todos sus planos requiere técnicos que tengan:

 Un estilo científico.

 Un estilo práctico.

 Un estilo competitivo.

 Un estilo humano.

FUENTE: Sistema Analítico Formativo  SAF 2

Autor: Fernando Segal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.